lunes, 2 de enero de 2012

¿Qué nos está pasando?

  Últimamente he observado con mucha preocupación, en otras oportunidades con mucha ira y algunas, haciéndome parte del montón, la insensibilidad que está embargando a los venezolanos. Nosotros muchas veces nos jactamos con orgullo de ser el país mas alegre y mas solidario del planeta, pero ¿será eso cierto? Recientemente hubo un terrible accidente en la carretera panamericana Caracas-Los Teques, siendo mas exactos el 29/12/2011. Tristemente fallecieron alrededor de trece personas con un numero similar de heridos. La noticia, aunque recorrió el mundo, solo a unos cuantos les preocupó -según mi percepción en la calle-  que algún familiar hubiese estado allí, y al darse cuenta que los suyos estaban seguros, siguieron en sus quehaceres para las fiestas de fin de año (incluyéndome en este grupo); dejando sin importancia un terrible accidente en el que tuvieron que cerrar ocho kilómetros de una importantísima arteria vial por el que trascurren diariamente miles de venezolanos.
  Los venezolanos no hicimos una protesta contundente, no hemos exigido hasta ahora que se nos respete nuestro derecho a la vida, que se nos respete el poder transitar libremente por el territorio de nuestro país sin tener el temor de que alguien por descuido, por error, por unos tragos de más, por impericia o imprudencia nos mate.  Eso también es inseguridad, pero esa inseguridad existe porque nosotros la permitimos, porque nosotros somos cómplices de ella y sabemos que, aunque sea pequeño, tenemos un rabo de paja al conducir. Somos egoístas y siempre antepondremos el beneficio propio al beneficio colectivo. Nos molesta encontrarnos una cola interminable, pero, al contrario de exigir buenas carreteras, preferimos alardear de nuestras destrezas en el volante adelantando a los que tenemos en frente y causando más embotellamientos. El resto no importa, lo importante es que llegamos primero.
  Es una pena que haya fallecido tanta gente, pero como dice el dicho, "El Show debe continuar" y seguimos adelante con una sonrisa en la cara alegrándonos de que esta vez no nos sucedió a nosotros. Continuamos sin exigir medidas contundentes para evitar que ocurran, nuevamente, accidentes de este tipo; por cierto, la expresión "El Show debe continuar" me recordó la también reciente trágica muerte de un comediante en un accidente de transito en en interior del país, y la forma en  que se hizo popular un "degenerado" que publicó las fotos del accidente vía twitter. Sinceramente, fue mayor la indignación que me causó ver la cantidad de seguidores que iban en aumento hacia esta persona -si es que a alguien tan ruin se le puede llamar persona-, que la misma publicación de las fotos por parte de ese degenerado.
  Espero que los pocos o muchos que lleguen a leer esta publicación, puedan reflexionar un poco acerca de cómo nos estamos comportando y cómo podemos mejorar. Si todos ponemos nuestro granito de arena , podremos ver el cambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario